jueves, 21 de noviembre de 2013

¡Una de callos!

Tenemos el frío metido en los huesos. ¿No decíamos que el buen tiempo estaba durando mucho?...¡pues toma frío!
Nevando en muchas partes del país, seguro que apetecerá esta receta que os voy a proponer. Muy típica de la gastronomía madrileña y un manjar en la mesa.
Hoy ¡una de callos!
Los callos, elaborados con la tripa de la ternera o vaca, y acompañados de morcilla y chorizo, son una de las raciones y tapas más típicas de Madrid.


Ingredientes para 4 personas (y para el día siguiente):

2 kg de callos
1/2  pata de cerdo
Un trozo de morro de cerdo
1 morcilla 
1 chorizo
1 punta de jamón
2 guindillas
1 cebolla
Tomate frito
Harina
Sal y aceite de oliva

Como habéis notado, el plato no sólo lleva callos, en mi caso, me gusta también echarle un poco de pata de cerdo y morro, también se podría añadir un poco de oreja, eso va en gustos.
La razón está clara, con todo ello crearemos una salsa más espesa y apetitosa con la gelatina que soltará, tanto la pata como el morro. Además sería muy aburrido sólo con ellos.

Primero y principal, es limpiar correctamente los callos, aunque estos vengan limpios, es aconsejable lavarlos bajo el grifo muy bien.

En la olla exprés, pondremos los callos, la pata, el morro la morcilla, el chorizo y la punta de jamón. Se añade agua hasta cubrir y se agrega la sal. Tapamos y cocemos durante 30 minutos a fuego medio.
Pasado el tiempo, retiramos del fuego, destapamos la olla después de enfriar y retiramos parte del caldo obtenido, un vaso y medio aproximadamente. Ahora ponemos la misma cantidad que hemos retirado, de agua. De esta manera, no resultará tan fuerte el sabor.
Volvemos a poner al fuego nuestros callos y cocemos sin tapar a fuego lento.

Mientras tanto, en una sartén, sofreímos la cebolla muy picada. Cuando comience a dorar, añadimos una cucharada de harina y seguidamente el tomate frito, unos 120 g. Removemos todo bien. Finalmente añadimos las guindillas.
Añadimos el sofrito a la olla que seguirá cociendo, otros 10 minutos más. Removemos de vez en cuando para que no se nos peguen.

Ya tenemos listos nuestros callos. Un plato con fuerza y muy típico en estas épocas de frío.

Espero que lo disfrutéis.

¡Cuidado también esta vez con el pan!

20 comentarios:

  1. pues si que apetecen y mucho me encantan sobre todo en invierno, pero para mi sin morcilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en gustos no hay nada escrito, pero seguro que están igual de buenas.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Muy buenos, precisamente hoy los hemos comido en casa, los tuyos tienen muy buena vista. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así pasó que apenas quedaron para el día siguiente...una lástima.
      Un beso

      Eliminar
  3. Puff no sabes el tiempo que lleva mi padre diciendo que a ver cuando le hago callos peroes que me dan cosilla los veo muy dificiles de preparar....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son nada complicados, pero si no pruebas, no lo sabrás.
      Preparalos y me lo cuentas.
      Un beso

      Eliminar
  4. Ole eso si es un platito para el frío, jeje, ya tengo ganas de hacer un día que hasta ahora con el calor pues como que no me apetecen ese tipo de platos, yo los hago un poquito distintos (bueno mas bien a mi manera, a lo mejor los comedores de callos se tiraban de los pelos si les digo lo que pongo,jajaja), pero estos tienen buena pinta, y nunca se me ocurrió añadir pies, habrá que probar :D
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno los prepara como más le gusta. Seguro que están riquísimos.
      Un saludo

      Eliminar
  5. mi madre hace los callos junto con morro de ternera. A mi los callos no me gustan, pero el resto del plato no veas cómo desaparece de mi plato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que están riquísimos. Es una receta deliciosa.
      Un beso

      Eliminar
  6. Hola, me ha gustado mucho tu sitio , quisiera intercambiar post o enlaces. Puedo agregarte en nuestro blog de decoración sección cocina para que así mis visitantes puedan visitar tu site también, a cambio de un link hacia mi página, cualquier consulta no dudes en contactarme. Cami

    Saludos
    Staff Lettomoble
    camitorres20@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado todo.Pronto iré a verte.
      Un saludo

      Eliminar
  7. bella questa ricetta! grazie per esser passato da me adesso anche io sono una tua follower!i
    TACCO 12 IN CUCINA questa è la mia pagina FACEBOOK
    A presto jeasmine

    ResponderEliminar
  8. si hay algo que me gusta en el mundo son los callos y como buena madrileña los como muchísimo!...tu receta es estupenda y tiene una pinta buenísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Igual me pasa a mi. Estos se terminaron demasiado rápido. Una pena.
      Besos

      Eliminar
  9. Que no pruebo los callos desde cuando era adolescente recuerdo que eran muy blandos en casa lo hacìan con salsa de tomate casera lo otro solo lo comìa papà,los comedores de callos y patitas estàn felices con este plato colorido de invierno,abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un plato de toda la vida, antes más que ahora, pero todavía irresistible.
      Un beso

      Eliminar
  10. Hola, me has solucionado mi único plato que no sé preparar y me encanta, pensé sería más laborioso. Como siempre los tomo en casa de mis padres o suegros no me molestaba en aprender la forma de elaborarlos. Ahora con esta receta sencilla y tan bien explicada no hay lugar para poner excusas, los prepararé yo misma y seguro quedan estupendos.
    Un abrazo
    Gracias por compartir

    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo cuesta trabajo, pero con estas pequeñas explicaciones, seguro que te salen estupendos.
      Un beso

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario